Estamos dando los primeros pasos de un nuevo periodo en Propiedad Horizontal 2019-2020, “Después de la tempestad viene la calma…”, frase tradicional  con la sabiduría de los abuelos, enmarca la realidad de nuestro regreso a la cotidianidad en las copropiedades…

Finaliza la temporada de Asambleas en Propiedad Horizontal, y todo sigue igual… después del revuelo y la algarabía, la inconformidad de algunos y la indiferencia de la gran mayoría de ellos, de nuevo florece rampante el desconocimiento de quienes acaban de recibir la representación de los asambleístas y fueron nombrados Nuevo Consejo de Administración y Nuevo Comité de Convivencia de la copropiedad, y quienes en algunos casos asumen su primera tarea: elegir el nuevo administrador de la copropiedad, mientras que en otros acaba de ser elegido junto con ellos en la asamblea.

Es un círculo vicioso propio de la dinámica de la Administración de Propiedad Horizontal en Colombia, espejo perfecto de la dinámica tradicional de la elección de Alcalde de la ciudad, así como de los concejales, periodo que se nos avecina en nuestro país.

La Participación como deber y el Voto como Derecho de cada copropietario, quienes después de la asamblea, ahora asumen las consecuencias de su corresponsabilidad en las decisiones tomadas por consenso mayoritario.

Aunque suene osado y temerario estas afirmaciones no son nada distintas a la realidad del diario vivir en las copropiedades del territorio nacional.

Romper el paradigma de lo tradicional en Propiedad Horizontal un gran desafío

Una vez situados en la realidad, un gran desafío para romper el paradigma tradicional de nuestra cultura latina, sería como primer paso en positivo  tanto el nuevo Concejo de Administración como el nuevo Comité de Convivencia, su deber es la capacitación formal de calidad en Ley 675 de 2001 régimen de Propiedad Horizontal en Colombia, el Reglamento y Manual de Convivencia de la copropiedad, la Ley 1801 de 2016 Nuevo Código de Policía y de Convivencia, así como en los mecanismos alternos de solución de conflictos, como base estructural de las funciones y desempeño que realizarán en el cumplimiento del mandato que la asamblea les otorgó, amén de un sinnúmero de otras obligaciones como es el caso del sistema de gestión de seguridad y salud en el trabajo SG-SST.

De tal suerte que una vez capacitados y con un panorama claro de la realidad de la copropiedad, iniciar una gestión en donde el bien común prime sobre el bien particular, espíritu del legislador de la Ley 675 de 2001 régimen de Propiedad Horizontal en Colombia, es todo un desafío personal, un desafío del nuevo Consejo de Administración y del nuevo Comité de Convivencia, quienes con capacitación o sin ella, tienen la gran responsabilidad de proteger el patrimonio de todos los copropietarios del conjunto residencial.

Para mayor información contáctenos en el celular No: 319 250 2319 y/o en el correo electrónico: barriosyvecinos@gmail.com