CONVIVENCIA Y BIENESTAR solución efectiva para la comunidad residente en Propiedad Horizontal en Colombia

La permanente construcción de todo tipo de copropiedades de Propiedad Horizontal en nuestro País como mega tendencia urbana es inherente, va de la mano con el gran volumen de comunidad residente en propiedad horizontal seamos copropietarios y/o coarrendatarios.

Su multidiversidad, multiculturalidad, estratos sociales y grupos poblacionales como comunidad, son el caldo de cultivo perfecto para la gran variedad de problemas de convivencia que aquejan en mayor o menor medida a todas las copropiedades.

Así las cosas, la convivencia y el bienestar de la comunidad residente en propiedad horizontal es un gran desafío para la buena gestión que los administradores, consejos de administración y comités de convivencia deben ejercer en sus funciones, en el marco del cumplimiento de la Ley.

Hagamos un análisis al respecto:

La ley 675 de 2001 en su primer artículo, objeto de la ley manifiesta: “La presente Ley, regula la forma especial de dominio denominada propiedad horizontal, en la que concurren derechos de propiedad exclusiva sobre bienes privados y derechos de copropiedad sobre el terreno y los demás bienes comunes, con el fin de garantizar la seguridad y la convivencia pacífica en los inmuebles sometidos a ella, así como la función social de la propiedad”

Vale la pena resaltar la frase: con el fin de garantizar la seguridad y la convivencia pacífica de los inmuebles sometidos a ella, así como la función social de la propiedad”

En su segundo artículo principios orientadores de la ley manifiesta: Son principios orientadores de la presente Ley: 1. Función social y ecológica de la propiedad, Los reglamentos de propiedad horizontal deberán respetar la función social y ecológica de la propiedad, y por ende, deberán ajustarse a lo dispuesto en la normatividad urbanística vigente. 2. Convivencia pacífica y solidaridad social, Los reglamentos de propiedad horizontal deberán propender al establecimiento de relaciones pacíficas de cooperación y solidaridad social entre los copropietarios o tenedores. 3. Respeto a la dignidad humana. El respeto de la dignidad humana debe inspirar las actuaciones de los integrantes de los órganos de administración de la copropiedad, así como la de los copropietarios para el ejercicio de los derechos y obligaciones derivados de la Ley. 4. Libre iniciativa empresarial. Atendiendo las disposiciones urbanísticas vigentes, los reglamentos de propiedad horizontal de los edificios o conjuntos de uso comercial o mixto, así como los integrantes de los órganos de administración correspondientes, deberán respetar el desarrollo de la libre iniciativa privada dentro de los límites del bien común. 5. Derecho al debido proceso. Las actuaciones de la Asamblea o del Consejo de Administración tendientes a la imposición de sanciones por incumplimiento de obligaciones no pecuniarias, deberán consultar el debido proceso, el derecho de defensa, contradicción e impugnación.

Del segundo artículo rescataremos la frase: 2. Convivencia pacífica y solidaridad social, Los reglamentos de propiedad horizontal deberán propender al establecimiento de relaciones pacíficas de cooperación y solidaridad social entre los copropietarios o tenedores.

Igualmente tendremos en cuenta la frase: 5. Derecho al debido proceso. Las actuaciones de la Asamblea o del Consejo de Administración tendientes a la imposición de sanciones por incumplimiento de obligaciones no pecuniarias, deberán consultar el debido proceso, el derecho de defensa, contradicción e impugnación.

El primer paso muy necesario e inminente frente a la comunidad residente, es la buena capacitación en la Ley 675 de 2001 Ley de Propiedad horizontal en Colombia y todo el marco jurídico adicional inherente, que todo copropietario, tenedor o coarrendatario debe conocer a cabalidad, como es el caso particular de la Ley 1801 Nuevo Código de Policía y de convivencia.

Y es aquí donde comienzan los dolores de cabeza, puesto que el desconocimiento es monumental no solo de la comunidad residente en propiedad horizontal, debemos de manera urgente hacer un plan de acción para alcanzar un muy buen nivel de capacitación de la comunidad, digamos que debemos empezar por atacar la problemática de la convivencia desde la raíz: falta de capacitación y conocimiento, incluyendo el reglamento de propiedad horizontal y el manual de convivencia de la copropiedad, que entre otras cosas muy seguramente debe estar desactualizado de toda la normativa reciente que ya se encuentra en vigencia.

Hemos llamado la atención de unas frases, como marco legal de convivencia, de los dos primeros artículos de la Ley 675 de 2001, pero su análisis a fondo y comprensión del espíritu del legislador y su correlación con la Constitución Política de Colombia y otras normativas, y por supuesto en el marco de la familia como unidad fundamental de la sociedad, se convierte en una actividad urgente, inmediata, necesaria y primordial como una solución efectiva para la comunidad residente en propiedad horizontal en Colombia en Convivencia y Bienestar.

Así las cosas no dude en contactarnos al celular 319 250 2319 y/o al correo: barriosyvecinos@gmail.com para presentarle nuestro portafolio de servicios en capacitación y asesoría en convivencia, que tanta falta le está haciendo a la comunidad residente en propiedad horizontal.

 

 

 

 

Related Articles

COMPARENDO CÓDIGO NACIONAL DE POLICÍA Y DE CONVIVENCIA

 
Skip to toolbar