Comunidad residente en Propiedad Horizontal tiene como reto cultural: Convivir

Cuando se compra un apartamento o casa en conjunto residencial no sólo se obtiene el inmueble, sino que además se es parte de una comunidad  con deberes y derechos para la sana  convivencia, no son simples caprichos de las comunidades, los consejos de administración o de las empresas administradoras, son leyes y decretos de obligatorio cumplimiento, por toda la comunidad residente en propiedad horizontal

Por eso, antes de adquirir una vivienda sometida al régimen de propiedad horizontal pregúntese si es capaz de vivir en comunidad y respetar los derechos de los demás, y cumplir con sus propios deberes

La propiedad horizontal es un sistema de convivencia con marco jurídico que requiere para su operatividad la participación efectiva de todas las personas que integran la comunidad de cada edificio o conjunto residencial.

convivir en propiedad horizontal

Al adquirir un inmueble con beneficios adicionales a la vivienda como parque, salón comunal, gimnasio, o club, que no se tienen en una vivienda individual, hay que tener claridad y conciencia que ese derecho no es exclusivo, sino que es compartido con todas las otras personas residentes en el conjunto.

Es fundamental comprender que la Comunidad Residente en Propiedad Horizontal  (copropietarios y arrendatarios) hace parte integral del Conjunto Residencial y no es ajena al diario vivir del conjunto.

Sin embargo, algunos residentes hacen caso omiso de un concepto de propiedad horizontal que dice: es la facultad de usar, gozar y disponer de un inmueble de manera exclusiva en las áreas privadas (casa o apto), y de compartir las zonas ó áreas comunes, en donde prevalece el bienestar común.

En dónde comienzan los problemas de convivir en un conjunto residencial?

Existen varias razones: la primera se origina cuándo se firma la promesa de compraventa de un inmueble. Por lo general, quien compra no conoce el Reglamento de Propiedad Horizontal, porque la inversión se hace sobre planos o con base en un apartamento modelo, en cuanto al área física, pero nadie habla acerca de los deberes y derechos de vivir en comunidad.

A eso se le suma, en algunos conjuntos, los llamados vicios ocultos como es el caso de la humedad, falta de ascensores, cubiertas sin terminar y un diseño diferente, entre otros defectos. El responsable es el constructor, que tiene la obligación de entregar en perfectas condiciones el inmueble, para evitar que se originen conflictos y problemas.

El segundo es la libre interpretación de los reglamentos de propiedad horizontal por parte de las juntas de copropietarios, que impiden el buen funcionamiento de un edificio, en particular darle prioridad al bien común.

El tercero, y más grave, es la dificultad que se presenta en la convivencia entre residentes: por ejemplo, no falta el mal vecino que estaciona su vehículo en el parqueadero que no le corresponde y además, lo hace de tal forma, que impide la libre circulación al interior de la zona de parqueo.

No falta el melómano que le encanta escuchar música, a todo volumen, los viernes después de la media noche, de igual forma la vecina a la que le fascina colocar materas en los corredores y pasillos que obstaculiza la buena circulación de los residentes.

Curiosamente, estos son los residentes que no asisten a la reunión de la asamblea de copropietarios, porque siempre deben cuotas de administración.

Así, con ese tipo de comportamientos, todos colaboran para generar la gran problemática al interior de los conjuntos: la mala convivencia entre vecinos impactando de manera directa la seguridad interior, Nadie sabe ni vio nada.

Debemos empezar por conocer a fondo el Reglamento de Propiedad Horizontal que contiene los principios básicos para vivir en comunidad, y aplicarlos en el diario vivir.

Esos comienzan a operar al venderse el 51 por ciento de las unidades que conforman un conjunto. Por ese motivo, es importante asistir a la primera asamblea de copropietarios. Para ese caso específico, el constructor nombra un administrador provisional, y luego los propietarios eligen a un administrador en propiedad horizontal con carácter permanente.

A partir de ese momento, la propiedad horizontal se convierte o es similar a una empresa que tiene compromisos deberes y obligaciones de carácter jurídico, financiero, administrativo, relaciones laborales, manejo de personal, y una comunidad que necesita como prioridad  una gran gestión que genere una SANA CONVIVIENCIA, GRAN PARTICIPACIÓN Y COOPERACIÓN, ASÍ COMO BIENESTAR SOCIAL.

El ideal para que todo funcione bien, es desarrollar una comunidad empoderada y con conocimiento del bienestar común que todos los residentes sean partícipes de un programa de integración social: “Programa EL BUEN VIVIR PH” en donde los deberes y derechos de vivir en comunidad sean la guía fundamental, se debe aplicar el Derecho de Vecindad, que no es otra cosa que el cumplimiento de las normas mínimas para vivir en comunidad.

Se resume en una actitud de tolerancia, colaboración con la seguridad, la salubridad y el mantenimiento de un ambiente sano. Por eso, antes de comprar piense que no debe ser indiferente ante los derechos de los demás, porque su sueño de ser propietario, el hogar de sus sueños, se le puede convertir en una pesadilla.

Se debe tener en cuenta algunas recomendaciones para el buen funcionamiento de un conjunto residencial:

  • Crear un comité de convivencia entre los habitantes del conjunto, y nombrarlo en la asamblea general.
  • Participar en las asambleas de copropietarios.
  • Respetar los derechos ajenos.
  • Conocer el Reglamento de Propiedad Horizontal.
  • No privatizar las áreas comunes como: garajes, escaleras, recepciones, vestíbulos, paredes, cubiertas, terrazas, jardines, parques, patios y salones comunales.
  • Pagar a tiempo las cuotas de administración.
  • Nombrar como administrador a una persona con experiencia en administración de propiedad horizontal, el cual debe recibir apoyo con un equipo de trabajo idóneo en toda la gestión social.
  • Recordar que las buenas costumbres y la educación no pelean con nadie.

Related Articles

COMPARENDO CÓDIGO NACIONAL DE POLICÍA Y DE CONVIVENCIA