Ciudad Río: preservar la ladera del río Bogotá un megaproyecto para la capital

En el marco de la Cumbre Mundial de Alcaldes Bogotá 2016, el arquitecto Peter Calthorpe, uno de los urbanistas más prestigiosos a nivel mundial, y Joan Clos, director de ONU Habitat, celebraron que el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, planee preservar la ladera del río Bogotá para garantizar el disfrute de espacios públicos por parte de los ciudadanos, propendiendo porque los habitantes cuenten con más espacios verdes.

“Enrique, te felicito por querer recuperar el río Bogotá. Eso crea una ciudad más equitativa y más igualitaria”, destacó Joan Clos, quien también fue el exitoso alcalde que transformó a Barcelona entre 1997 y 2006.

Por su parte, Calthorpe, arquitecto egresado de la Universidad de Yale, señaló que las ciudades tienen que operar en varias escalas simultáneamente porque necesitan alcanzar una escala metropolitana y pensar en el espacio público que conecte a todo el mundo.

“Es importante pensar en el espacio público local, parques de barrio, por ejemplo, o canchas para hacer deporte, pero lo que más me gusta de lo que Peñalosa está haciendo es que está usando una característica superior, que es la ribera del río, para unir a varias comunidades. Entonces no es solo un asunto local, sino que es una forma de unir a toda la ciudad. Es algo similar al efecto que hacen los cerros, que convierten a la ciudad en un solo lugar, con este proyecto el río haría exactamente lo mismo”, puntualizó Peter Calthorpe.

Precisamente, una de las metas que tiene la Administración Distrital para los próximos cuatro años consiste, primordialmente, en descontaminar el río Bogotá; promover el disfrute de espacios como los Cerros Orientales con senderos ecológicos que permitan recorrer la ciudad de sur a norte; y diseñar una ciudad compacta que crezca en el sitio correcto, de forma tal que minimice el consumo de energía.

A propósito de esto, Peter Calthorpe asegura que Bogotá es una ciudad “muy densa” y recomendó tener “nuevas áreas de crecimiento” bajo los siguientes principios:

  • Desarrollo orientado al tránsito, que las zonas metropolitanas sean más policéntricas es decir que no tengan un solo centro sino varios,
  • Que la prioridad sea construir espacios para caminar y transitar en bicicleta, tener andenes adecuados y cruces peatonales,
  • Que la distribución del espacio público sea a gran escala y en pequeños vecindarios,
  • Que la movilización de vehículos sea compartida, que exista el control de los carros,
  • Que la infraestructura sea sostenible y que se preserve el paisaje natural, la ecología y los espacios.

En este sentido, los proyectos del Plan de Desarrollo del alcalde Enrique Peñalosa están encaminados a preservar la calidad del agua que se consume en Bogotá y a rehabilitar la infraestructura de acueducto y alcantarillado. Para esto, se adelantará la creación de parques como el de La Regadera, al sur de Usme; el de Tominé, al norte y el de San Rafael, en La Calera, al que se podrán acceder por teleférico desde Usaquén.

“Los ambientalistas siempre se preocupan por un crecimiento inteligente. Hay que tener en cuenta que los ingresos crecen con comunidades más compactas, pues las ciudades se vuelven más coherentes y más saludables”, explicó Calthorpe, quien fue pionero en la revitalización urbana, la construcción de comunidades sostenibles y la planeación regional y quien además promovió el diseño urbano sostenible con su organización Calthorpe Associates desde 1983.

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa en pasadas semanas había entregado detalles del proyecto “Ciudad Paz”, que se desarrollará en aproximadamente 30 años, y que consiste en la habilitación de unas 15 mil hectáreas de suelo, en el perímetro urbano de la ciudad, donde residirán unas 3 millones de personas, aseguró que el proyecto busca mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y señaló que “minimizará los terrenos a ocupar y las distancias”.

Cuatro sub-ciudades en la capital de la República

Ciudad Norte:

En cerca de 6 mil hectáreas podrán vivir entre 1.4 y 1.8 millones de personas. El alcalde Peñalosa aseguró que esta zona de la ciudad no se ha podido desarrollar trabas al POZ Norte, la clasificación de 3.700 hectáreas como suelo rural, las restricciones en la ronda del rio Bogotá, el Aeropuerto Guaymaral incluyendo zonas aledañas y la Reserva Thomas Van Der Hammen.

En este proyecto se desarrollarán cinco corredores verdes desde los cerros hacia el Río Bogotá, y en las intersecciones viales con los corredores verdes se habititarán pasos subterráneos para el paso de la fauna.

Con respecto a la reserva Thomas Van Der Hammen, Peñalosa aseguró que se protegerán el 7,8 por ciento de las 1.395 hectáreas de la reserva.

“Protegeremos el 0,64% de la reserva constituido por humedales y también los humedales cercanos de Guaymaral, Torca y la Conejera que quedan en Ciudad Norte”. Aseguró Peñalosa.

Ciudad Río:

Busca que el rio Bogotá sea el eje de la ciudad y evitar la expansión sobre la sábana, contará con más de 60 km de malecones arborizados y parques en ambos lados del río. El alcalde Enrique Peñalosa aseguró que en cerca de 1.300 hectáreas podrían vivir 300 mil personas.

Ciudad Mosquera:

Contaría con vivienda de todos los estratos e infraestructura de oficinas, universidades, hospitales, entre otros. Peñalosa explicó que este proyecto tendrá un tubo de conducción del Acueducto de Bogotá y se extenderá el metro 3 kilómetros, además de la extensión a Mosquera de la ALO, la Avenida de Las Américas, Avenida Villavicencio y la Avenida 1 de Mayo.

Ciudad Bosa – Soacha:

El proyecto también contará con malecones, parques y desarrollos urbanos de Ciudad Río en ese tramo.

El alcalde Peñalosa aseguró que Bogotá no puede seguir creciendo de forma desordenada, ya que la ciudad tienen una de las densidades más altas del mundo: más de 200 habitantes por hectárea.

Related Articles

COMPARENDO CÓDIGO NACIONAL DE POLICÍA Y DE CONVIVENCIA

 
Skip to toolbar