El Ministro de Vivienda Jonathan Malagón manifestó: “Estamos invitando a todos los colombianos a que pongan de su parte y nos ayuden a conservar el agua, sobre todo en momentos de sequía en los que observamos que varios municipios del país se ven afectados por la falta del preciado líquido; a partir de este decreto se podrán definir sanciones a quienes consuman agua excesivamente”.

Según el Estudio Nacional del Agua (ENA 2018), más del 35% de los municipios del país (391 municipios), distribuidos en 24 departamentos, presentan susceptibilidad al desabastecimiento de agua o a fallas en la prestación del servicio público de acueducto, teniendo en cuenta la falta de disponibilidad del recurso hídrico asociado a las bajas precipitaciones acentuadas en eventos de variabilidad climática regional previamente identificados.

“Para la activación de la medida se analizará información generada por el IDEAM. Adicionalmente, se propone la conformación del Comité Hidroclimatológico de Abastecimiento de Agua Potable (CHAP), a través del cual se darán a conocer las condiciones hidroclimatológicas e información asociada a la susceptibilidad de afectación de fuentes abastecedoras que permita a la CRA la toma de decisiones en cuanto a la activación o no de la medida”, agregó el Viceministro, José Luis Acero.

Con la expedición del Decreto, ante dichas situaciones la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA) activará un cobro adicional por consumo excesivo que estimule el uso y ahorro eficiente del agua. Ahora corresponde a la CRA expedir la regulación correspondiente para materializar estas medidas.

Un eslabón más de la cadena de gestión eficiente que es fundamental poner en marcha en las copropiedades en Colombia, el uso y ahorro eficiente del agua potable será el resultado de romper las costumbres tradicionales, y un trabajo de equipo para transformar la cultura ciudadana de los copropietarios y arrendatarios de la propiedad horizontal en Colombia

Eficiencia Administrativa, Eficiencia Energética y ahora se suma la Eficiencia en el uso y ahorro de agua potable, soporte fundamental del bien común que prevalece en las copropiedades por encima del bien particular