El concepto de educación  se expresa en el  primer artículo de la Ley 115 de 1994 o Ley general de educación “es un proceso de formación permanente, personal, cultural y social que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, de sus derechos y de sus deberes” complementando lo anterior,  la educación  también habilita a la persona para desarrollar sus tareas y su formación para la vida y el trabajo, adquiriendo sus saberes teóricos y prácticos.

La clasificación  que se presenta parte de los fines expresados en el artículo 5 de la Ley de educación y en concordancia con el artículo 67 de la Constitución Política de Colombia.

La educación formal como lo señala el artículo 10 de dicha ley “….que se imparte en establecimientos educativos aprobados, en una secuencia regular de ciclos lectivos, con sujeción a pautas curriculares progresivas, y conducente a grados y títulos.”

La educación no formal como lo señala el artículo 36 de dicha ley “es la que se ofrece con el objeto de complementar, actualizar, suplir conocimientos y formar en aspectos académicos o laborales sin sujeción al sistema de niveles y grados establecidos para la educación formal.”

La educación informal como lo señala el artículo 43 de dicha ley “todo conocimiento libre y espontáneamente adquirido, proveniente de personas, entidades, medios masivos de comunicación, medios impresos, tradiciones, costumbres, comportamientos sociales y otros no estructurados.”

La Formación.  en la Ley de Educación se entienden como componentes del primer ciclo formativo en Colombia  a los  siguientes tres niveles  a) preescolar, b) educación Básica c) educación Media y como un segundo ciclo formativo a la  educación dada por los programas de educación formal de nivel superior  que obedecen a los ciclos propedéuticos o secuenciales expresados en la Ley 30 de 1992 o Ley de educación superior que en el artículo primero  define como educación superior “…un proceso permanente que posibilita el desarrollo de las potencialidades del ser humano de una manera integral.

Se realiza con posterioridad a la educación media o secundaria y tiene por objeto el pleno desarrollo de los alumnos y su formación académica o profesional” y en el artículo 16 lista las instituciones de educación superior a saber:

a) Instituciones Técnicas Profesionales.

b) Instituciones Universitarias o Escuelas Tecnológicas.

c) Universidades

y en el artículo  7 al 12 sus campos de acción y programas académicos: Pregrado, Técnico, Técnico Profesional, Tecnólogo, Post grado, especialización, Maestría, Doctorado y Postdoctorado.

La Capacitación es dada por los programas de educación  no formal e informal; por una parte, la educación no formal según el artículo 37 de la Ley de educación  tienen como finalidad “promover el perfeccionamiento de la persona humana, el conocimiento y la reafirmación de los valores nacionales, la capacitación para el desempeño artesanal, artístico, recreacional, ocupacional y técnico, la protección y aprovechamiento de los recursos naturales y la participación ciudadana y comunitaria” y por otra parte,  la  educación informal por su carácter no estructurado obedece al fin individual de quien lo toma como opción educativa.

Idoneidad y Profesionalización del Administrador de Propiedad Horizontal

La práctica administrativa en la Propiedad Horizontal (PH) se caracteriza por la informalidad, independientemente de si la modalidad de administración adoptada es directa o delegada. En 2016 se realizó una encuesta con una muestra no parametrizada de 96 conjuntos en el sector de Mazurén al norte de Bogotá por la densificación del sector (ver gráfico 1), con el fin de actualizar la situación ya comprobada en un ejercicio similar en la ciudad de Cali en 2010.

A pesar de la diferencia temporal y física de las muestras, es común en ambas la presencia de administraciones ejercidas por personas naturales y administraciones delegadas contratadas con empresas dedicadas a prestar el servicio de administración de copropiedades. En ambos casos se halló que quien ejerce la administración es principalmente un profesional que aplica las herramientas conceptuales, técnicas, legales e instrumentales en el cumplimiento de su labor.

Entender lo profesional así tiene sentido, pues en Colombia no existe ningún programa académico que forme profesionales en administración de PH; con respecto a la formación académica de los administradores encuestados, se encontró que su formación profesional de base fue en diversas carreras como contadores, economistas y abogados, así como técnicos y tecnólogos de carreras afines a la administración, también  amas de casa y pensionados, una característica en los encuestados es que han complementado su experticia con seminarios y cursos no formales en normatividad de PH.

La referencia normativa que se tiene el sector  PH es el régimen de Propiedad Horizontal o Ley 675 de 2001, este no ha sido reglamentado en sus más de quince años de promulgación a pesar de que la PH data de más de setenta años en nuestro país; hoy día no señala con claridad el carácter de idoneidad, la profesionalización o el perfil del administrador de P H; como lo exponen Escobar (2012) y otros  citados por Rojas (2016).

“la idoneidad de los administradores solo se conseguirá cuando exista en las universidades la carrera de administración en propiedad horizontal debidamente calificada, y, a su vez los estudiantes saldrán calificados cuando haya una ley de propiedad horizontal coherente, sin los vacíos que presenta la actual ley 675 vigente. En las condiciones actuales, no hay maestros idóneos para enseñar la ley de propiedad horizontal, precisamente porque no existe hoy la facultad correspondiente; los intentos que se han hecho para crearla han fracasado y los pocos estudiantes egresados difícilmente pasan una prueba de idoneidad” (p.221).  

Retomando lo dicho con anterioridad en el sentido del desarrollo del oficio de administrar la P. H., el IV Congreso Nacional P. H. desarrollado en la ciudad de Cali en agosto de 2014, tuvo como temática principal la necesidad de plantear, como gremio la reglamentación del ejercicio de la administración de P. H.  ante el gobierno, tal como lo señaló Silvio Agudelo presidente de Asociación de Institutos de P H en entrevista dada a Bryan Rebellon de Webnoticias.co al cierre del evento donde reconoce “Se está trabajando para reglamentar el oficio del administrador de propiedad horizontal, por ahora es un oficio; cualquiera puede ser un administrador, pero a partir de esa reglamentación los administradores tendrán que certificarse y para certificarse tendrán que cumplir ciertos requisitos”.

Por su parte, la Lonja de P. H.  en cabeza de su Gerente, Gustavo Jaramillo, en el artículo publicado en el diario El País. Com.co en septiembre 18 de 2014 recalcó:

“La falta de reglamentación de la Ley 675 del 2001, la mayoría de las copropiedades en Cali y Colombia —tales como conjuntos residenciales, condominios y edificios— están bajo el manejo de administradores informales, es decir, sin preparación profesional para ejercer esa actividad; sin ese reglamento existe un riesgo social y económico en las copropiedades. Realizar este tipo de actividad no requiere de certificaciones, de ninguna clase de registro y menos de algún tipo de capacitación. Como quien dice, cualquier persona o ciudadano puede ser administrador de una copropiedad. Por lo tanto, nosotros como gremio estamos en la obligación de generar espacios para la capacitación de las personas que ejercen como administradores para que puedan realizar bien su gestión”.

En Bogotá al respecto del tema Jacqueline Contreras, del comité de redacción del Colegio de Administradores de P. H. Bogotá, en su artículo del arte de administrar la ciudad a la construcción de ciudad publicado en la edición # 13 de la revista Bienes Comunes junio de 2014

“…Las labores desempeñadas en el campo de la propiedad horizontal en Colombia se han encontrado profundamente marcadas por los rasgos de la informalidad, ésta que a su vez no permitió durante muchos años ejercer las profesiones y los diversos oficios dentro del campo inmobiliario de manera exitosa y regulada. La falta de formalización y legalización hicieron desde siempre que, las ejecuciones de estas actividades desarrolladas dentro de las propiedades se vean afectadas por falta de normatividad…”

En el mismo sentido, German Molano  presidente del Colegio de Administradores de P. H.  Bogotá en artículo titulado los administradores de propiedad horizontal y la informalidad publicado en la edición # 17 de la revista Bienes Comunes de marzo de 2016 manifestó:

“…Mientras tantas personas sin el más mínimo asomo de cultura sobre el tema manifiestan ser administrador y los copropietarios le creen. Surge entonces la participación de quienes se manifiestan como los sabios en el régimen especial y aplican la tradicional decisión “quien cobre poco o no cobre es el mejor administrador de propiedad horizontal” y bajo ese supuesto, designan al representante legal del edificio o conjunto……”

Una voz más que se suma en lo virtual, Diana C. Ruiz, directora de la corporación P H en artículo publicado en  la página web de la corporación  en mayo de 2016:

“El administrador de propiedad horizontal debe contar con los conocimientos idóneos: legales, contables, tecnológicos, sociales, culturales, de oratoria, de solución de conflictos, entre otros, que le permitan construirse como un verdadero gerente de comunidades, y de esta manera orientar a su comunidad a un buen desarrollo de la convivencia y gestionamiento tanto de los bienes comunes como privados.

Esta es una invitación a los administradores de propiedad horizontal a que procuren contar con herramientas tecnológicas que le faciliten gestionar los requerimientos de los propietarios de unidades privadas, permitiéndole disponer de tiempo libre que pueda ser utilizado en la ardua tarea de estudiar el sistema de la propiedad horizontal, de esta manera está aportando a la profesionalización de su labor como administrador de copropiedades”.

Recientemente, en el editorial de la edición # 5 del periódico Prhopio de Agosto de 2018 titulado ¿Setenta años de la P H y de la profesión de administrador qué?, su gerente Luz Dary Nieto se une a las voces que claman por la profesionalización  de la administración de PH.

“…por lo tanto deben empezar a exigir, capacitar, empoderar, valorar y respetar un oficio que se ha venido desempeñando empíricamente y ahora debe ser visto como una profesión.”

Adicional a lo anterior y sobre la normatividad esta involucra escasos aspectos de control o la dispersión del mismo en varias entidades como lo pone de manifiesto Ruiz (2014), “La P. H.  en Colombia no cuenta con una entidad que la regule de forma unificada, a la fecha son diferentes entes estatales que de forma parcial tocan los temas que giran en torno a la PH…”  

En aras de corregir la falta de control unificado y la informalidad de la administración de P H; actualmente cursa en el Congreso el proyecto de ley 131 del 30 de agosto de 2016, presentado por la representante a la Cámara Olga Lucía Velásquez Nieto, que, según la Gaceta 703, se encuentra listo para segundo debate. Dicho proyecto, entre otros, tiene el potencial de corregir la informalidad en la práctica administrativa, pues señala que “todo administrador de PH para poder ejercer el cargo deberá acreditar  formación en PH mínimo con 120 horas en una institución educativa en nivel tecnológico o profesional,  o certificar competencias en la entidad que el gobierno designe para tal fin, toda persona que sea elegida como miembro del Consejo de Administración, deberá capacitarse en Reglamento de Copropiedad en Ley de P. H.  con una intensidad horaria mínima de 4 horas”.

Es importante no perder de vista, que las horas de formación que se aluden en el proyecto en el marco normativo de la educación colombiana corresponden a intensidad horaria en la educación no formal,  a lo que se suma que se habla de capacitación y formación en PH sin aludir una temática en particular, en otros términos, aún no se reglamenta la profesionalización de la administración de PH vía una educación formal bajo la tutela de las instituciones de educación superior; sin embargo, una gran bondad del proyecto radica en la alternativa de certificación de competencias.

La certificación de competencias Laborales
 

Es de anotar, que en la formación para la idoneidad de la práctica administrativa  en el marco de la educación colombiana se plantean dos vías, a las que se suma una particular alternativa; una primera vía  es la profesionalización del oficio por medio de la educación formal  senda que en el futuro próximo no se ve tan cerca muy al pesar de las múltiples voces que vienen expresando su necesidad y la otra vía la tecnificación también de la educación formal, tarea que viene desarrollando de manera solitaria el SENA con el único programa con registro calificado vigente emitido por el Ministerio de educación Nacional denominado “Tecnólogo en Gestión de la Propiedad Horizontal”.

Por otro lado se presenta la alternativa  de certificar competencias, atribuyo su particularidad al ser un camino para aquellos que por su experticia en el tiempo han desarrollada habilidades con la práctica del oficio que le ha permitido  ser o son Representantes Legales de las Personas jurídicas bajo el Régimen de PH; el SENA, entidad que  lidera el Sistema Nacional de Formación para el Trabajo (SNFT)  como parte de sus servicios presta a las empresas y trabajadores  la evaluación y certificación por competencias laborales  bajo la guía NTC ISO IEC 17024:2012.

 
 
Conclusiones
 
La Educación Formal o Formación está sujeta  a pautas curriculares progresivas, y conducente a grados y títulos.
 
La Educación no formal e informal  o Capacitación es libre y complementaria a la educación formal.
 
Luego de un poco más de quince años de haber sido promulgado el Régimen de Propiedad Horizontal o Ley 675 de 2001, por la falta de reglamentación por parte de los gobiernos de turno se ha propiciado que el oficio de administrar la propiedad horizontal adquiera el carácter de informalidad, a lo que se ha sumado la falta de programas académicos que den formación profesional, técnica 
Por los vacíos legales actuales son múltiples los profesionales que ejercen el rol de administrar la Propiedad Horizontal tales como economistas, contadores, sociólogos, abogados, administradores de empresas a los que se unen amas de casa y pensionados
Aunque la profesión de Administrar la Propiedad Horizontal, no este establecida en el ámbito de la educación formal no significa que quienes hoy la ejercen no posean la experticia que les permita certificar sus competencias adquiridas.
El Proyectos de ley tienen el potencial de corregir las dos falencias evidenciadas, la informalidad y la falta de control unificado no son ajenos a las influencias político administrativas del momento.
 
Desde múltiples eventos y organizaciones sociales se hace evidente la necesidad de un cambio en el sector pues administrar la Propiedad Horizontal cada día adquiere mayor relevancia.